Ingredientes

 

INGREDIENTES Y VALOR NUTRICIONAL

ImunoTF® 

Mezcla ultrapurificada y no alergénica de oligopéptidos y polipétidos conocida como «factores de transferencia». Regula la respuesta inmunitaria, aumenta las defensas naturales y evita la sobreproducción de moléculas inflamatorias y alergénicas.

Uncaria Tomentosa (Uña de gato)

La uña de gato posee propiedades inmunoestimulantes, antioxidantes y antiinflamatorias. Además, reduce la peroxidación y el nivel de especies reactivas del oxígeno y presenta actividad frente a bacterias y virus.

Astaxantina (de Haematococcus pluvialis)

La astaxantina suele considerarse una molécula «superantioxidante » debido a su capacidad para reducir los radicales libres y el estrés oxidativo: 65 veces superior a la de la vitamina C, 54 veces superior a la de β-caroteno y 100 veces superior a la del α-tocoferol. Además, la molécula presenta también actividad inmunomoduladora.

Zinc

El zinc es un elemento fundamental para un desarrollo y funcionamiento normales de las células que intervienen en la inmunidad inespecífica, como los neutrófilos y los linfocitos citolíticos naturales o células NK; de ahí que se recomiende tener un buen nivel de zinc para favorecer una función inmunitaria eficaz.

Selenio

El selenio contribuye al normal funcionamiento del sistema inmunitario mediante la estimulación de los linfocitos CD4+ Th1 y CD8+, las células NK y la fagocitosis de los macrófagos. Además, es un potente antioxidante que protege las células del estrés oxidativo.

Vitamina D3

La vitamina D3 cumple una función en la regulación (inhibición) de la proliferación y diferenciación de células B (se sabe que las células B son factores clave en la inflamación, ya que secretan citoquinas inflamatorias). La vitamina D3 posee propiedades antiinflamatorias, gracias a las cuales potencia la inmunidad innata al mismo tiempo que controla la reacción inflamatoria potencialmente dañina. Este efecto inmunorregulador puede, a su vez, evitar la respuesta hiperinflamatoria causada por las infecciones del aparato respiratorio.

Vitamina C

La vitamina C ayuda al normal funcionamiento del sistema inmunitario. Puede aumentar la proliferación y la diferenciación de los linfocitos B y T a un ritmo controlado. 31–33 Además, puede incrementar la activación de las células NK, mejorando con ello la respuesta inmunitaria ante invasores foráneos.

Ácido ferúlico

El ácido ferúlico induce diversas peroxidasas (enzimas que neutralizan la peroxidasa de hidrógeno, una especie reactiva de oxígeno) y fomenta la síntesis del glutatión (antioxidante). También ofrece protección potencial frente al daño tisular (inclusive en los pulmones) provocado por una respuesta inflamatoria excesiva.

Resveratrol (de Polygonum cuspidatum)

El resveratrol inhibe la producción de factores inflamatorios y reduce las NF-κB, TNF-α, IL-1 y IL-6.35–37. Puede aumentar potencialmente la activación de las células NK y mejorar la respuesta inmunitaria frente a invasores foráneos.

Espirulina

La espirulina tiene el potencial de favorecer la activación de los macrófagos y las células NK, mejorando con ello la respuesta inmunitaria a los invasores foráneos, así como las funciones de las células T, fomentando su activación y proliferación.

N-acetilcisteína

La N-acetilcisteína puede contribuir a evitar y controlar las infecciones provocadas por virus de ARN.

Glucosamina sulfato cloruro potásico

La glucosamina puede ayudar a prevenir y controlar las infecciones provocadas por virus de ARN.